Divorcio contencioso

El Divorcio contencioso es el que se solicita por uno de los cónyuges sin el consentimiento del otro, por lo que en este caso no se acompaña ningún convenio regulador, no es necesario alegar ninguna causa, pero si que hayan transcurrido al menos tres meses desde la celebración del matrimonio, momento a partir del que se puede interponer demanda para solicitar la disolución definitiva del matrimonio.

En el divorcio contencioso el procedimiento es largo, complejo y con un importante coste no solo económico sino también personal para ambas partes. Dependiendo de las circunstancias del caso en el divorcio contencioso es posible tramitar las llamadas medidas previas o medidas provisionales destinadas a regular la situación patrimonial entre los cónyuges (cargas del matrimonio) y fundamentalmente respecto a los hijos (atribución de la patria potestad, guardia y custodia, pensión alimenticia, y régimen de visitas) mientras se desarrolla el procedimiento del divorcio contencioso y hasta su conclusión.